Un día común y corriente nos levantamos y nos hacemos un licuado con leche de almendras que compramos en el súper, a media mañana una barrita integral, en la comida como postre un «pedacito» de nuestro chocolate favorito y de cena (porque mi mejor amiga me lo recomendó) un pan tostado con crema de cacahuate rico en proteína. Pero, ¿tienes idea de la cantidad de azúcar que has comido a lo largo del día?.

La Organización Mundial de la Salud recomienda no consumir más de 50 gramos de azúcar al día, que equivalen a 10 cucharaditas cafeteras, y déjame decirte que con ese refresco sabor lima-limón que a veces se antoja a media tarde, ya excedimos la recomendación, porque un refresco de 600 ml contiene aproximadamente 55 gramos de azúcar.

En los últimos treinta años, el consumo de azúcar se ha TRIPLICADO. El abuso de su consumo, está relacionado con los altos índices de sobrepeso y obesidad, además de otras enfermedades tales como: diabetes, dislipidemias, enfermedades cardiacas, osteoporosis, cáncer, entre otras.

Por lo tanto, moderar el consumo diario de azúcar es fundamental para llevar una vida saludable, así que te comparto 3 tips que te ayudarán a controlar su consumo:

  1. Revisa la etiqueta nutrimental y evita los productos que contengan más de 5 gramos de azúcar por porción.
  2. Lee la lista de ingredientes del alimento que vas a consumir. Si la palabra azúcar o similar está dentro de los primeros 4, evítalo.
  3. Presta mucha atención a los productos que dicen: “libre de grasa” porque muy probablemente si le quitan la grasa, le agregan azúcar.

Pero ¿cómo nos quitamos de ese antojo «por algo dulce»? Existen alimentos, que sin necesidad de agregar azúcar, son dulces por naturaleza. Te recomiendo consumir estos alimentos, para dar un toque dulce a tu dieta diaria, que además te llenan de vitaminas, minerales y antioxidantes:

  • Si eres de los que agrega azúcar (o puré) al preparar salsas de jitomate, prueba añadiendo zanahoria cocida.
  • Cambia los aderezos dulces de tu ensalada por betabel cocido.
  • Agrega plátano a tus licuados y smoothies, mientras más maduro más dulce.
  • Agrega cebolla caramelizada a tus tacos, baguettes o cualquier platillo, ¡sabe deliciosa!.
  • Si lo dulce se te antoja entre comidas, los dátiles y ciruelas pasas son una excelente opción.

Recuerda que los cambios de hábitos se hacen poco a poco, y la constancia es tu mejor aliado. Cualquier cambio por más pequeño que sea, es un paso a favor de tu salud.

Gisela Ramírez es nutrióloga con experiencia en el desarrollo de herramientas tecnológicas para facilitar la consulta. Es egresada de la Universidad de Guadalajara, actualmente estudia la Maestría en Tecnologías para el Aprendizaje. Co-Autora del software de nutrición Alimentazione y coordina la dirección de nuevos proyectos en EatSmartApps.

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te gustó?

¡Ayúdanos a compartirlo!