Si eres de las personas que evitan comer las oleaginosas, es decir los cacahuates, almendras, pepitas, pistaches, etc, por que tienen muchas calorías y puedes subir de peso, sigue leyendo por que te tengo buenas noticias, ya que esta demostrado que estas ayudan a prevenir algunas enfermedades como la diabetes, las enfermedades de corazón y la obesidad.

En este artículo, me enfocaré en explicarte 4 razones por las que las oleaginosas pueden ser una buena opción si estas tratando perder peso:

  1. Debido a su contenido de fibra (de 5 a 10 gramos por cada 100 gramos de producto) y de proteínas (10 a 20 gramos por cada 100 gramos de producto) ayudan a regular el apetito, ya que aumentan la liberación de hormonas de la saciedad hacia tu intestino lo que  favorece que te “sientas satisfecho“.
  2. Cuando se consumen oleaginosas habitualmente, la digestión y metabolismo de las grasas se modifica y no todas se absorben. En algunos estudios se ha observado una disminución en la absorción de grasas de un 5 a 15%, reducción  favorecida por una adecuada masticación.
  3. Incrementan tu metabolismo, ya que  la energía que el cuerpo utiliza para digerirlas aumenta y se estima que representa el  10% de la energía que proporcionan.
  4. Si se consumen con alimentos que contienen hidratos de carbono tienen la propiedad de retrasar la digestión lo que resulta en una liberación más lenta de glucosa hacia la sangre. Esto puede ayudar a regular  el apetito por más tiempo.

Si deseas incluirlas en tu alimentación puedes comenzar por consumir aquellas que tienen menor contenido de grasas (ver imagen más adelante) para que al final puedas variar y aumentar gradualmente su consumo, recuerda que a partir de 30 gramos al día es la dosis recomendada para disfrutar de sus beneficios.

Contenido de grasas “buenas“

 

¿Sabías que?

Las nueces son consideradas de las pocas fuentes vegetales  del ácido graso omega 3, llamado ácido alfa linolénico, 30 gramos de nueces cubren la recomendación diaria. El ácido alfa linolénico  ayuda al desarrollo (en el caso de embarazo) y buen funcionamiento del sistema nervioso.

Abril González cuenta con más de 10 años de experiencia profesional donde ha destacado por su excelencia académica. Es Licenciada en Nutrición por la UAEMex, Maestra en Ciencias Fisiológicas por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y recientemente concluyó su Doctorado en Biología Vascular e Hipertensión en la Universidad de Padua Italia.

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te gustó?

¡Ayúdanos a compartirlo!