En este artículo hablaremos de lactancia materna y alimentación complementaria, de las razones por la cuáles se complementan de forma importante.

Comencemos describiendo 2 definiciones importantes:

Lactancia materna exclusiva: De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se entiende  como el no proporcionar al lactante ningún alimento ni bebida (ni siquiera agua) que no sea la leche materna, por un periodo de 4 a 6 meses.
Alimentación complementaria: Es el “período de tiempo durante el cual se introducen alimentos diferentes de la leche materna en la dieta del lactante, junto con una reducción gradual de la ingesta de leche (ya sea de leche materna o fórmula), para adquirir finalmente y poco a poco un modelo de alimentación familiar“. Se sugiere iniciar la introducción de alimentos a los 6 meses de edad.

1.¿Cuál es el objetivo de ambas? Promover el crecimiento adecuado del lactante, proporcionar los nutrimentos esenciales, y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.

2. ¿Cuánto debe durar la lactancia materna y porqué? Idealmente hasta los dos años de edad del lactante,  ya que no solo aporta energía para el crecimiento, también aporta ácidos grasos esenciales para el desarrollo del sistema nerviosos y otras moléculas de importancia para la maduración del sistema nervioso y del intestino.

tabla articulo lactancia

3. ¿Porqué  la alimentación complementaria debe durar 6 meses y no 4?

Algunos estudios han confirmado que los niños que reciben leche materna exclusivamente por seis meses presentan menor riesgo de enfermarse por infecciones gastrointestinales, sin embargo, se carece de otras evidencias, por otra parte, datos recientes sugieren que la introducción tardía de alimentos (después de 6 meses de edad) en la dieta de un niño no resulta útil para prevenir las alergias. De acuerdo a otro estudio se deben evaluar otros aspectos como la maduración neuromotora, el interés por los alimentos, la maduración de los dientes,  la disponibilidad de la madre,etc, ya que esperar hasta los seis meses para muchas madres no resulta práctico.

Por lo anterior, la recomendación más práctica es: No antes de los cuatro meses  (ya que el tracto gastrointestinal del lactante no es suficientemente maduro) y no después de los seis meses (por que la leche materna no cubre todas las necesidades nutricionales del lactante). La anterior recomendación se basa en estudios recientes que establecen la existencia de un posible periodo llamado “ventana crítica“  en el  que la tolerancia a la alimentación podría ser regulada y guiada por una exposición temprana y regular a las proteínas de alimentos, dicha ventana se abriría de los 4  a los  6 meses de edad.

4. ¿Hasta cuándo prolongar la  lactancia materna?

La recomendación oficial es hasta los dos años, sin embargo, es un tiempo difícil de alcanzar, nuestra recomendación es hasta que el niño y su madre puedan prolongarla, teniendo en cuenta que los beneficios de la lactancia materna son innumerables:

  • Favorece el desarrollo cognitivo y permite establecer una relación estrecha con la madre.
  • Esta demostrado que los niños que se alimentan al seno materno presentan cierta protección contra hipertensión, obesidad y diabetes.
  • Favorece la maduración y el buen funcionamiento del sistema inmunológico y del sistema nervioso.
  • La leche materna sigue y seguirá siendo el mejor alimento para el lactante.

 5. ¿Cuáles son las recomendaciones prácticas?

  • La edad de la alimentación complementaria debe ser definida individualmente y en conjunto con los padres de familia. El comienzo de la alimentación complementaria  a los 6 meses de edad sigue siendo un objetivo deseable.
  • Después de los 6 meses es necesario introducir alimentos diferentes a la leche materna. Ofreciendo los alimentos en la manera que el niño los consumirá a lo largo de su vida, por ejemplo, es mejor ofrecerle la fruta cruda y permitir que el niño la tome con su mano (Baby-Led Weaning).
  • La lactancia materna puede prolongarse hasta los dos años de edad siempre y cuando  la madre y el  niño lo quieran.

 

Abril González cuenta con más de 10 años de experiencia profesional donde ha destacado por su excelencia académica. Es Licenciada en Nutrición por la UAEMex, Maestra en Ciencias Fisiológicas por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y recientemente concluyó su Doctorado en Biología Vascular e Hipertensión en la Universidad de Padua Italia.

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te gustó?

¡Ayúdanos a compartirlo!