Las cifras nacionales e internacionales de enfermedades crónicas no transmisibles (obesidad, diabetes, enfermedades del corazón, cáncer, etc.) y sus complicaciones nos demuestran que la intervención nutricional es una necesidad y representa gran parte de la solución a estos problemas. Aun teniendo conocimiento de esta información, los gobiernos y personal de salud se resisten a hacer cambios en la práctica médica actual.

He aquí 5 retos que como nutriólogos enfrentamos durante la práctica clínica:

  1. La nutrición del paciente se pone en el último lugar de la lista en el tratamiento médico

La malnutrición hospitalaria no es noticia nueva, irónicamente aún existe una gran resistencia a integrar a la terapia nutricional como parte del tratamiento médico estándar. Tan simple como recordar que la alimentación es una necesidad básica para mantenernos con vida, y en tiempos de enfermedad la adecuada nutrición del cuerpo es irremplazable para recuperar la salud.

  1. Los paciente son referidos con el nutriólogo hasta que su estado nutricional es crítico

Más de 60 años de investigación en salud y nutrición nos han dejado claro que los pacientes mejor nutridos son los que tienen menores complicaciones, logran mayor supervivencia y representan un menor costo al sistema de salud. Parte de nuestro papel como nutriólogos es prevenir el deterioro del estado nutricio del paciente, así que la colaboración y comunicación con otros profesionales de salud es esencial para lograr la acción temprana.

  1. ¡Necesitamos más nutriólogos en los hospitales y la consulta ambulatoria!

Es común que el número de nutriólogos contratados sea insuficiente o inexistente para la demanda de pacientes. Los nutriólogos son parte importantes del sistema de salud, su presencia formal en la clínica ha demostrado la reducción de costos hospitalarios, y la disminución de complicaciones/mortalidad a corto y largo plazo.

  1. Profesionales de salud sin conocimiento de nutrición haciendo el papel del nutriólogo

Vivimos en un mundo donde las necesidades de la población no se pueden atender por una sola disciplina. La creación de equipos multidisciplinarios es necesaria para lograr la implementación de tratamientos integrales. La planeación e implementación de estrategias nutricionales debe ser guiada por expertos en el tema: los licenciados en nutrición o profesionales de salud con especialidad en nutrición.

*El Licenciado en Nutrición es un profesional de la salud cuya formación base consta de 4 a 5 años.

  1. El papel del nutriólogo no siempre es claro 

La integración del nutriólogo en el sistema de salud es una lucha constante, es nuestra responsabilidad enseñar e informar a los demás profesionales de salud sobre la importancia de nuestra labor. Como expertos en el tema tenemos las habilidades y el conocimiento para:

-Evaluar y monitorear el estado de nutrición de los pacientes.

-Detectar pacientes en riesgo de malnutrición o complicaciones derivadas de la enfermedad.

-Proponer, planear y dar seguimiento a intervenciones nutricionales.

-Proporcionar educación en nutrición y estilo de vida al paciente y sus familiares.

-Comunicar y discutir con los miembros del equipo multidisciplinario las estrategias de prevención, tratamiento y seguimiento para los pacientes.

– Evaluar críticamente la evidencia científica y basar las estrategias en ella.

 

Y como todo profesional tenemos el compromiso de hacer crecer nuestro conocimiento, actualizarnos y entrenarnos en áreas específicas según se requiera.  

Imágenes: giphy.com

Ana Añoveros se ha desenvuelto profesionalmente en áreas como consultoría nutricional, investigación y medios de comunicación. Es Licenciada en Nutrición por la UAEMex, en donde fue galardonada con la medalla de excelencia académica. Actualmente está involucrada en temas de investigación en nutrición y cáncer como parte de su postgrado en el extranjero.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te gustó?

¡Ayúdanos a compartirlo!